Amales como Jesús

 

“Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo y me visitasteis; en la cárcel y vinisteis a mi” Mateo 25:35-36

 
Cuando pienso en la compasión, la solidaridad y el amor viene a mi recuerdo una vecina que insistentemente señalaba un texto de la biblia en tono preocupante: -“por la maldad del mundo el amor se enfriara” y seguía argumentando: -“entonces que será del mundo si el amor se desvanece, que sucederá con nosotros” otras veces afirmaba ante situaciones: -“eso pasa porque el amor se está acabando” en las reuniones de compartir reíamos al ver que en medio de todo, mantenía un deseo:  “que el amor no se extinguiera y que la verdad de Jesús que acompaña su inmenso amor por la humanidad permaneciese como una herencia en los hombres”; no fuera de la realidad está el hecho de ser llamados a dar de lo que de gracia hemos recibido.
Lo real es que vivimos en una sociedad que cada día crece y con ello la delincuencia, la maldad, el odio, las guerras, los pleitos, los malos deseos, hechos atroces que se narran en las noticias convencen a la gente que debe ser más desconfiada y frívola ante un llamado de buen samaritano, esto hace que los corazones se vuelvan témpanos de hielo y se ausente el valor de la solidaridad donde se pudiese aplicar. Quizás todo esto pueda estar sucediendo a tu alrededor pero una cosa cierta es que Jesús dijo: “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” Mateo 5:14-16. 
 
“Solo un corazón indolente e indiferente insistirá en ser ciego, sordo y mudo a la necesidad” M.A.
Punto de Acción: ¿Cómo reaccionas cuando ves al necesitado? ¿Sientes que tienes un corazón sensible?
Reflexión: Necesitamos armarnos de amor que cubre multitud de faltas y seguir siendo esa luz que llega para iluminar el lugar y la sal que da sabor. Cerca de ti quizás camina un sediento dale agua, quizás un hambriento dale de comer, quizás un enfermo desatendido bríndale atención, un desalentado dale palabras de ánimo, un desnudo vístelo.
Oración: Amado Dios aunque tu palabra dice que vendrán días malos yo no quiero cesar de ser luz y sal, ayúdame a ser un instrumento útil en tus manos que marque la diferencia e influencie a otros ante la necesidad de ayudar a nuestro prójimo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s