¿Sabes cómo manejar la violencia escolar?

Se viven tiempos de grandes cambios que amenazan la convivencia social y que ingresan en la escuela en forma de indisciplina y violencia. La escuela debe enfrentarlas con estrategias adecuadas que promuevan un ambiente positivo y ofrezcan un clima propicio para el logro de los objetivos pedagógicos, por eso, es importante repensar los modos de reflexionar sobre la disciplina para diseñar planes preventivos, con objetivos basados en la realidad con el fin de discernir cuáles son las mejores herramientas de intervención y, en consecuencia, seleccionar y poner en marcha las acciones pertinentes.
Tipos de violencia escolar
  • Disrupción en las aulas
  • Problemas de disciplina (conflicto entre profesorado y alumnado)
  • Maltrato entre compañeros.
  • Vandalismo y daños materiales.
  • Violencia física (agresiones y extorsiones)
  • Acoso sexual.

 

Consecuencias de violencia o acoso escolar
 
La violencia tiene dos facetas, la física y psicológica, pudiendo definirse como comportamientos que implican

faltas de respeto, agresiones físicas o verbales y ataques. Aparte del alumnado, dichos comportamientos pueden provenir de padres y otras personas ajenas al centro docente, y afectar no sólo al profesorado, sino a personal auxiliar como limpiadores, cocineros, administrativos o ayudantes e incluso a los propios alumnos.

Las consecuencias de los episodios de violencia en las aulas pueden traducirse en daños físicos y emocionales, estrés, desmotivación, bajas por depresión, aumento del absentismo, desmotivación y en los casos más graves, estrés postraumático de los afectados.
Principales focos generadores de violencia o acoso escolar:
  • Un niño que actúa de manera agresiva sufre intimidaciones o algún tipo de abuso en la escuela o en la familia.
  • Adquiere esta conducta cuando es frecuentemente humillado por los adultos.
  • La violencia escolar no se genera preponderantemente en la escuela, sino que ésta la recibe fundamentalmente del ambiente social y familiar, y degenera en vandalismo y agresiones hacia los docentes y los alumnos.
  • Se siente superior, ya sea porque cuenta con el apoyo de otros atacantes o porque el acosado es un niño con muy poca capacidad de responder a las agresiones
  • El niño puede tener actitudes agresivas como una forma de expresar su sentir ante un entorno familiar poco afectivo, donde existen situaciones de ausencia de algún padre, divorcio, violencia, abuso o humillación ejercida por los padres y hermanos mayores; tal vez porque es un niño que posiblemente vive bajo constante presión para que tenga éxito en sus actividades o por el contrario es un niño sumamente mimado.

 

El profesorado en preparación y concientización activa.
 
Es importante que el profesorado pueda hacer hincapié en la inculcación de valores como la solidaridad, la tolerancia o el respeto al prójimo, tan poco frecuente en nuestros días, así mismo adoptar medidas encaminadas a su prevención, tales como el establecimiento y comunicación de una política y una mayor formación del profesorado sobre cómo abordar este tipo de fenómeno.
A nuestro alcance está la tarea de prevención de la violencia. Prevención primaria que significa promover acciones dentro de la comunidad de donde se tome conciencia de la magnitud del problema; informar a la comunidad de los riesgos y buscar especialistas que den charla sobre la temática.
Acciones que se pueden tomar
 
  • Concienciar a la comunidad acerca de la violencia familiar entendida como problema social.
  • Proporcionar modelos alternativos de funcionamiento familiar más democráticos y menos autoritarios.
  • Proponer modificaciones en los contenidos del sistema de Educación Formal.
  • Promover la creación de programas de tratamiento y recuperación de las víctimas.
  • Desarrollar programas de prevención dirigido a niños de distintas edades, con el objetivo de que reconozcan las distintas formas de abuso y se conecten con modelos alternativos de resolución de conflictos.
  • Promover la creación de una red de recursos comunitarios para proveer apoyo y contención a las víctimas de la violencia.
  • Tener en cuenta las necesidades y recursos reales con que se cuenta para lograrlo.
  • Descentralizar las responsabilidades para que sea real el protagonismo de los involucrados en la tarea.

 

Para Reflexionar:
 
“Aquel que controla su carácter es mejor que el héroe de guerra” Proverbios 16:32
 “¿De dónde vienen las guerras y las peleas entre ustedes? Pues de los malos deseos que siempre están luchando en su interior.
Por algo dice la Escritura: «Dios ama celosamente el espíritu que ha puesto dentro de nosotros.» 6 Pero Dios nos ayuda más con su bondad, pues la Escritura dice: «Dios se opone a los orgullosos, pero trata con bondad a los humildes.» 7 Sométanse, pues, a Dios. Resistan al diablo, y éste huirá de ustedes. 8 Acérquense a Dios, y él se acercará a ustedes. ¡Límpiense las manos, pecadores! ¡Purifiquen sus corazones, ustedes que quieren amar a Dios y al mundo a la vez!” Santiago 4:1, 5-7
Recursos consultados:
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s