¿Qué vestido me queda bien?

El mundo de la confección de prendas de vestir, conforman uno de los nichos de mercado más rentables, acompañado del estilismo, maquillaje, y aun el buen perfume que desde pasarelas, outlets, y revistas invitan a los más exquisitos gustos hasta los más extravagantes a ser influenciados por las tendencias.

De alguna manera la moda trastoca nuestro sentir, No creo ser la primera y tampoco la ultima que se ha encontrado en una disyuntiva de elección, con la pregunta ¿qué vestido me queda bien? Y es que el mundo de la moda ha comunicado formatos que sirven de guía, para conocer “que es lo adecuado a la ocasión”. El vestir refleja el gusto, el carácter, posición social y aun la diferenciación sexual de su portador, así que la apariencia física llega a ser muy importante, por lo que hasta asesores de imágenes acudimos. El vestir también forma parte de las necesidades básicas del ser humano, ahora bien, sin menospreciar lo referido, quisiera hablar de aquellas prendas que valdrían la pena adicionar y combinar, que aunque se llevan al interior del ser, también se exteriorizan, imaginas a que me refiero? Si, engalanar el alma; en él se asienta la voluntad, las emociones y los pensamientos.

Aquel que nos creo y que tiene más alto honor que los reyes poderosos de la tierra, tiene esta opinión:

“Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios”. 1 Pedro 3:3-4

 
En el alma es donde se libran nuestras más terribles batallas personales, ya que a la hora de tomar decisiones, de comprender y entender conceptos y principios, nuestras ideas, experiencias, recuerdos y sentimientos tanto positivos, como negativos, afloran e influencian el ejercicio de nuestra voluntad, del como nos relacionamos con los demás e interpretamos sus actos, palabras. Es muy importante que nuestra alma actúe y funcione de una manera equilibrada entre los conceptos, verdades, valores, principios, etc. 
 
“Porque su corazón trama violencia, y sus labios hablan de hacer mal.” Proverbios 24:2
 
“¿De dónde surgen las guerras y los conflictos entre ustedes? ¿No es precisamente de las pasiones que luchan dentro de ustedes mismos? Desean algo y no lo consiguen. Matan y sienten envidia, y no pueden obtener lo que quieren. Riñen y se hacen la guerra. No tienen, porque no piden. Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones, para satisfacer sus propias pasiones”. Santiago 4:1 -3

 

Estos textos nos brindan indicadores de los sentimientos, valores y actuaciones que llegan a emergir del corazón, así que la atención de las necesidades del alma podría causar grandes cambios en nuestra vida, y la de naciones enteras. ¿Qué desea el hombre, que el dinero no puede comprar? creo que es paz. ¿Qué podría reconciliar naciones? ceder al orgullo, pedir o aceptar el perdón. ¿Qué podría salvar a niños de situaciones de calle? la bondad del hombre traducida en acción.
Si estas interesado en una vida de armonía que resalte tus prendas de vestir, creo que seguir el consejo del Padre nos caería bien, ademas es el vestido que a todos les queda bien:
“Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto”. Colosenses 3:14

 

“Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia” Colosenses 3:12

 

 

¿Qué Opinas?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s